La casa de los dibujos parecía ejemplar y educativa pero se ha demostrado en esta galería que no tiene nada que ver. La casa que era diversión sin limite con muchísimos juegos ha pasado a ser ahora una casa llena de putas y de depravados que se dedican a follar como perros, los tíos les meten los pollones por el coño a las y las hacen gritar de gusto.

Dejar un mensaje